Casos de éxito con la financiación no bancaria

Julio Prado
Responsable Área Financiera

Solemos identificar la financiación extrabancaria o a través de fondos, Fintech, etc., con una financiación cara, a largo plazo o para ocasiones desesperadas. Nada más lejos de la realidad. La financiación a través de estas entidades ha cambiado mucho en los últimos años y tanto los precios como los objetos de financiación se han ido adecuando a la realidad financiera cada vez más.

Si con las financiaciones bancarias lo que firmamos son contratos de adhesión, plenamente preconfigurados, la libertad de contratación con los no bancos es mucho mayor e incorpora cláusulas como carencias más amables, vencimientos más largos o incluso bullets. De acuerdo que este tipo de financiador tiene más caro el acceso al dinero y por ello sus precios pueden ser más altos, aunque la diferencia se ha acortado mucho últimamente. Además hay que tener en cuenta que el precio es una variable de la operación, pero hay otras como la oportunidad, etc.

Nuestra experiencia últimamente, ha sido bastante satisfactoria en este sentido, y hemos realizado financiaciones en proyectos con un mix bancario-extrabancario que ha salido bien. Por poner ejemplos:

  • se ha realizado un rent-back de maquinaria por importe de 4 mill. de euros cuando el valor contable de ésta era de 1,2 mill. Se ha considerado el valor de mercado de la maquinaria.
  • Se ha conseguido un factoring con facturas de administraciones públicas, cosa poco frecuente. Los precios rondaban el 1,75%.
  • Confirming con proveedor extranjero al 1,5%.

Naturalmente todos estas operaciones llevan un análisis de riesgos por parte de los financiadores, pero en mi opinión se mide más el proyecto que la situación puntual de la empresa.