Conozca la nueva deducción que se ha aprobado en Renta, con carácter coyuntural, con motivo de la situación provocada por el COVID-19.

Con motivo de la situación provocada por el COVID-19, se ha aprobado en Renta una deducción «ex novo», aplicable en la autoliquidación correspondiente al período impositivo 2019 por los contribuyentes que prevean en 2020 un rendimiento neto negativo de las actividades.

  • Para aplicar la deducción el importe neto de la cifra de negocios del primer semestre del año 2020 debe ser, como máximo, el 25% del correspondiente al periodo impositivo completo de 2019.
  • La base de la deducción es el importe del rendimiento neto negativo estimado para 2020 y no puede superar el rendimiento neto positivo de la actividad económica del periodo impositivo de 2019.
  • La deducción es el resultado de aplicar sobre la base el tipo medio de gravamen correspondiente a la base liquidable general de 2019. La deducción no puede superar el importe de la cuota líquida de 2019.
  • Los contribuyentes que apliquen la deducción, como regla general, deben computar como mayor rendimiento neto de actividades económicas del periodo impositivo de 2020, el importe del rendimiento neto negativo estimado computado como base de deducción en 2019.
  • Debe presentarse una solicitud en los términos que se establezca por orden foral, consignando el importe del rendimiento neto negativo estimado de la actividad económica para el periodo impositivo de 2020.
  • Cuando contribuyentes que ejercen actividades económicas hubieran optado por tributar conjuntamente en 2019, previendo ambos rendimientos netos negativos para 2020 en sus respectivas actividades, deben presentar una sola solicitud, consignando de manera individualizada los rendimientos netos negativos de actividad económica estimados por cada uno de ellos.

Pulse aquí para acceder al Decreto Foral Norma que aprueba esta nueva deducción.

Fuente: Lefebvre