El retorno a la nueva normalidad no ha supuesto en muchos casos la vuelta a la actividad en las empresas, no al menos en los términos conocidos hace sólo unos meses. Durante este tiempo, se han adoptado medidas orientadas a la contención del gasto y se ha solicitado financiación que ha generado fuertes inyecciones de liquidez en la empresa. Estas medidas han permitido evitar situaciones de insolvencias inminentes, pero no es suficiente en el corto/medio plazo. Las empresas ven con preocupación la escasez de pedidos más allá de septiembre.

Ante esta situación, es tiempo de realizar actuaciones que nos permitan reconducir y relanzar los negocios. El ahorro obtenido por la contención de gastos se debe destinar a reorientar la empresa ante el nuevo entorno. Tendremos que realizarnos las preguntas oportunas en relación con nuestra propuesta de valor, apoyarnos en las palancas apropiadas para poder reorientar nuestro negocio y relanzar la actividad adaptada al nuevo entorno. No cometamos el error de pensar que el tiempo volverá a colocar las piezas en la misma posición del tablero, el juego habrá avanzado y nuestra posición será otra.

Conscientes de esto, desde la Administración pública se han lanzado convocatorias de programas de ayudas para financiar la realización de PLANES DE CHOQUE, orientados a la definición de la estrategia de relanzamiento del negocio a partir de un diagnóstico interno y externo, que permita definir un plan de acción, así como la implantación y seguimiento del mismo.

Además, en los próximos días se van a publicar otros programas relacionados, donde se aborden proyectos en ámbitos como la innovación en productos o procesos de negocio,  proyectos de dimensionamiento y colaboración (adquisiciones, fusiones, etc.), procesos de mejora competitiva, procesos de participación de trabajadores en la propiedad de la empresa, procesos de venta de empresas a terceros, etc.

El mes de julio es un buen momento para poder analizar las necesidades de cada organización y ver su adecuación en estos programas. Si estáis interesados en realizar esa aproximación a estas ayudas de forma individual, os animamos a poneros en contactos con nosotros a través de Virginia Bercedo (v.bercedo@sayma.es)