Expertos del sistema tributario de Euskadi consideran que hay que recurrir a la deuda y a políticas que estimulen el consumo, la inversión y el empleo para sortear la mayor recesión del último siglo.

 

Víctor Etxeberria

Socio Director del Área Fiscal de Sayma

«Una subida generalizada de impuestos puede retraer el consumo y la inversión»

1.

Las medidas deben estar orientadas a estimular el consumo y reactivar la actividad de las empresas. En el ámbito empresarial los objetivos prioritarios deben ser mejorar la liquidez de las pymes, reduciendo y difiriendo su carga impositiva, y también reforzar y ampliar todos aquellos incentivos fiscales ya existentes para la realización de inversiones, actividades de I+D+i, mantenimiento del empleo… También sería deseable una mayor coordinación en las medidas fiscales entre las  Haciendas vascas.

2.

En el corto plazo no es conveniente incrementar la presión fiscal a las pymes. Las medidas que se tomen deben tener como prioridad relanzar su actividad . y mantener el empleo. Cuestión diferente es la de las grandes corporaciones internacionales y especialmente las que prestan servicios digitales, siendo lo más razonable que tributen en aquellos países en los que desarrollan sus negocios, creando para ello nuevas figuras impositivas y evitando también el desvío de beneficios a territorios de baja o nula tributación.

3.

Hay que ir con cuidado. Una subida generalizada de impuestos puede retraer aún más el consumo y la inversión, y dañar más la delicada situación económica. Esto debe provocar en los Estados la búsqueda de nuevos viveros recaudatorios que basarán su debate en la subida de los impuestos tradicionales como la Renta, por su evidente potencial recaudatorio; el de Sociedades, rebajando aún más la aplicación de beneficios fiscales o incrementando la tributación mínima; manteniendo Patrimonio , y creando tributos transitorios de solidaridad. Pero donde se debe avanzar es en el establecímiento de nuevos impuestos y la elusión fiscal internacional.

4.

El Impuesto de Patrimonio así como el de Sucesiones, ya está establecido desde hace años en el sistema tributario de los tres territorios históricos, y ya cumple con la finalidad de gravar de manera progresiva el patrimonio de aquellas personas que cuentan con una mayor capacidad contributiva. Hay que recordar que pocos países europeos mantienen este impuesto y que penaliza el ahorro. En relación al Impuesto de Sociedades, la limitación de beneficios fiscales en su aplicación y el establecimiento de la tributación mínima ya fue implantada desde hace años. Creemos conveniente que los mensajes políticos deber ir en la línea de crear confianza, estabilidad y seguridad, que es lo que necesitan las empresas, los empresarios, los inversores extranjeros y la  ciudadanía en general.

DIARIO VASCO – Mikel Madinabeitia