Los líderes empresariales mundiales siguen luchando por adoptar una mayor agilidad para anticipar y mitigar el impacto de COVID-19. Esa es la conclusión clave del Informe de Preparación Post-Pandémica de la red internacional HLB, que fue lanzado el 24 de junio de 2020.

Al comienzo de esta nueva década, los líderes empresariales no podían ni imaginarse la onda expansiva que iba a producir el COVID-19. Antes de la pandemia, la transformación no era prioridad para las empresas, pero ahora más que nunca esta situación ha llevado a las organizaciones a focalizarse en ella. A medida que avanzamos hacia la «Nueva Normalidad», las empresas deben hacerse preguntas dificiles para asegurarse de que recuperan su ventaja competitiva. Para impulsar este cambio o transformación, se han identificado en este Informe cinco prioridades estratégicas en las que los líderes empresariales deben centrarse para aumentar su preparación para la post-pandemia.

Jim Bourke, Líder de Asesoría Global de HLB, dice: «El mundo post-pandémico sin duda acelerará el cambio. Reescribir el manual sobre cómo hacer negocios ya no es una opción. Pero para aquellos líderes empresariales que innovan y se adaptan rápidamente, y que no temen al cambio, son los que tendrán éxito en este nuevo mundo».

Aceleración digital.

El COVID-19 ha obligado a las empresas de todos los sectores a adoptar rápidamente procesos tecnológicos para mantener las operaciones en funcionamiento. Las empresas que no den prioridad a la digitalización y a la adopción de nuevas tecnologías se quedarán atrás con respecto a la competencia y no podrán estar a la altura de las necesidades y demandas de los clientes y empleados. Por lo que para tener éxito en el mundo post-pandémico, los CEOs deben adoptar un enfoque integral para construir una empresa adaptada a la era digital.

Transformación del equipo de trabajo.

El futuro del trabajo también ha cambiado y el bienestar de su equipo trabajo ahora está directamente relacionado con el rendimiento empresarial. En el mundo post-pandémico, las interacciones entre las personas tanto en el lugar de trabajo físico como a través de las plataformas de colaboración digital deben ajustarse a un modelo de trabajo más ágil. Los directores generales deben adoptar y fomentar una cultura flexible y abierta dentro de su organización para que esto tenga éxito.

La visión del consumidor.

Los resultados de la Encuesta Mundial de Líderes Empresariales de HLB han revelado que, antes de la pandemia, sólo el 24% de los líderes empresariales tenían previsto centrarse en la visión del cliente en 2020 para fortalecer su negocio. Pero en un mundo post-pandémico, los deseos y necesidades de los clientes son muy diferentes. Con el gasto de los consumidores en declive, las empresas B2C, en particular, necesitan asegurarse de que sus productos, canales de venta, servicio de atención al cliente y mensajes de marca satisfagan las nuevas demandas de su base de clientes.

Gestión de los costos.

La pandemia ha potenciado la importancia de la preservación del dinero y el control de los costos. En tiempos de cambio, la clave para la supervivencia es la capacidad de adaptarse rápidamente a una interrupción imprevista. Hay que cuestionarse la gestión de los costos y la eficiencia para optimizar la eficiencia y la productividad.

Reinvención de la cadena de suministro.

La pandemia ha puesto de manifiesto una serie de problemas e ineficiencias en las cadenas de suministro mundiales. Un desafío común es el de reemplazar o aumentar los procesos manuales que dependen de la acción de individuos. Por otro lado, los análisis de datos y la adopción de decisiones sobre las necesidades de inventario pueden hacerse más eficientemente gracias al uso de la tecnología digital.

Jim Bourke – Líder de Asesoría Global de la red HLB