Muchas empresas olvidan que los activos usados pueden amortizarse más rápidamente.

Si su empresa adquirió algún activo usado, puede contabilizar una amortización más elevada (y, por tanto, reducir el pago del Impuesto sobre Sociedades). En concreto, sobre el precio de adquisición puede aplicar el porcentaje de amortización que resulte de multiplicar por 2 el coeficiente máximo según tablas. Tenga en cuenta lo siguiente:

  • Están excluidos los edificios y, en Navarra también, los elementos de trasporte.
  • Para que un bien se considere usado es preciso que haya entrado en funcionamiento con anterioridad a su adquisición.
  • En Navarra, se establecen normas particulares para el caso de que los bienes se adquieran a personas o entidades vinculadas.

Nuestros profesionales revisarán la contabilidad de su empresa y le propondrán medidas que le permitirán reducir el  Impuesto sobre Sociedades.

Fuente: Lefebvre