Si su negocio se ha visto afectado por restricciones de apertura o aforo, renegocie las condiciones de su contrato de alquiler.

Si desarrolla su negocio en un local alquilado y se ha visto afectado por las limitaciones de apertura o aforo impuestas por las autoridades, quizás ya haya podido negociar con el propietario una reducción o diferimiento de las rentas.

No obstante, es posible que el propietario sea reticente a llegar a un acuerdo. En ese caso, alegue la cláusula “rebus sic stantibus”: esta figura permite modificar las condiciones de un contrato en vigor si se cumplen los siguientes requisitos:

  • Que se haya producido una alteración extraordinaria de las circunstancias (respecto a las que existían cuando se firmó el contrato) por causas imprevisibles.
  • Que se origine un importante desequilibrio entre las prestaciones del arrendador y del arrendatario.

Aunque los tribunales son restrictivos a la hora de aplicar esta cláusula –analizan caso por caso-, algunos ya la están aceptando (entienden que esta crisis sanitaria ha supuesto un cambio imprevisible de las circunstancias y valoran los posibles desequilibrios que han supuesto en los contratos).

Es más, en algún territorio con competencias en materia de derecho civil –Cataluña- ya se ha aprobado una norma que regula estas situaciones. En concreto, la norma catalana prevé una reducción de la renta del 50% en caso de cierre del local por orden administrativa (salvo que se haya alcanzado un acuerdo equitativo con el propietario). Y no debe descartarse la posibilidad de que este criterio sea adoptado también en otros territorios.

Renegocie las condiciones de su contrato de alquiler. Los profesionales de Sayma analizarán su situación y le ayudarán a llegar a un acuerdo satisfactorio para todos.

Fuente: Lefebvre