UNA ETAPA PARA APRENDER Y PASAR A LA ACCIÓN

Vicente Ruiz Estornell

Socio – Director Área de Consultoría

Estamos finalizando el primer trimestre del 2021 y acabamos de celebrar el primer aniversario de la dichosa “nueva normalidad”. Los “expertos” nos hablan de nuevos modelos de negocio, transformación, digitalización, etc., en definitiva, que nada va a volver a ser igual que antes.

Es evidente que la incertidumbre nos cubre como una capa fina y, en algunas ocasiones, no nos permite ver mucho más allá de lo que tenemos bajo los pies.

¿Qué ha cambiado en mi empresa?

  • Mi cartera de pedidos ha descendido, pero es un tema coyuntural… hasta que el mercado renueve la confianza.
  • Mi cadena de suministro se tambalea un poco, pero es que las fronteras exteriores e interiores están semi cerradas.
  • Mis empleados están algunos en ERTE, otros trabajando a turnos o teletrabajando, pendientes todos de que por culpa de “alguien” nos confinen en casa.
  • Mis comerciales tratan de concertar citas “on line” con clientes y potenciales clientes a través de herramientas informáticas de difícil comprensión y manejo
  • ……..

Nos aseguran que “Todo esto volverá a la normalidad, en el momento en que consigamos la “inmunidad de  rebaño””, pero ¿qué rebaño?, ¿el de mi pueblo?, ¿el de mi comunidad?, ¿el de mi país?

Dicen que un “pesimista es sólo un optimista bien informado” el problema es que ya no sabemos lo que es estar bien informado. Lo único que realmente conocemos y de primera mano son los resultados y los problemas que la pandemia nos está ocasionando en nuestro negocio. No creas mucho lo que te cuenten los demás, ya sabes que, si cuentas desgracias, vas a tener que dar explicaciones, por lo que más vale utilizar la máxima de que “a nosotros todo nos va bien”.

Es inútil dar recetas globales, mis problemas, aunque los comparta con otras empresas, seguro que son propios y difícilmente trasladables. Mis decisiones, mis clientes, mis instalaciones, mis procesos, mis proveedores, mi equipo humano, es diferente al de las empresas de mi polígono y por eso cada uno levanta la persiana cada día con diferente alegría.

También es verdad que puedo hacer cosas para que el impacto de lo que me está pasando se atenúe o disminuya, porque debemos se conscientes que, de momento, no va a desaparecer.

Ahora bien, ¿Qué está en nuestra mano?, yo lo tengo claro, utilizar la experiencia y el conocimiento que tenemos en la empresa para seguir tomando decisiones, buscar apoyo externo para reforzar la toma de decisiones y confianza en el equipo.

En ello estamos todos, por una parte, los que este nuevo paradigma nos ha favorecido dotándonos de más oportunidades y la pelea ahora la tenemos centrada en cómo adaptarnos a todo esto, sin fracturas ni tensiones internas y, por otra parte, los que estamos viendo que la parálisis del mercado nos está bloqueando la actividad y las ideas para salir de esta situación.

Las personas de Sayma, profesionales de la consultoría y el asesoramiento, que dedicamos nuestra actividad a acompañar a quienes tomáis decisiones en las empresas, estamos preparados para ayudaros en este tránsito. Lo llevamos haciendo desde hace más de 50 años.